En Colombia hay regiones que no cuentan con recursos económicos, infraestructura hospitalaria adecuada y personal idóneo para afrontar la llegada del virus SARS-CoV-2.

El 15 de marzo se confirmaron 34 casos de contagio en el país. Aunque la mayoría se detectaron en las ciudades, la Bancada de Oposición del Congreso de la Republica hace un llamado tanto al Gobierno Nacional, como a las administraciones departamentales y municipales, para que de manera articulada tomen medidas de contención que permitan reducir el posible riesgo de propagación del virus en las zonas más más alejadas y vulnerables.

Las medidas a tomar con urgencia son:

  1. Focalizar las zonas donde se presentan dificultades en el sistema de salud (Chocó, Guajira, Cauca, Tumaco, Nariño, Buenaventura, Costa Pacífica, Catatumbo, Orinoquía y Amazonía), zonas rurales, fronterizas y zonas periféricas de las grandes
  2. Disponer y capacitar al personal necesario en los centros de atención y
  3. Acondicionar los centros de salud con las herramientas básicas necesarias, especialmente en la adquisición de camas o camillas, para brindar atención a la población.
  4. Activar los protocolos de prevención colectiva e individual, así como campañas para apoyar los servicios de
  5. Conformar un cuerpo médico preventivo con carácter domiciliario que ayude a la detección de la
  6. Evaluar y adecuar espacios adicionales a los centros de salud para la atención de personas contagiadas.
  7. Adoptar protocolos de prevención y contención en cárceles y establecimientos penitenciarios, disponiendo de lugares especiales para la atención de esta población.
  8. Garantizar vacunación oportuna en menores de 5 años y adultos de la tercera edad, priorizando la
  9. Preparar y adecuar una ruta para la entrega de alimentación a los hogares beneficiados de los Programas de Alimentación Escolar y Programas de ICBF.

Invitamos a la ciudadanía a que en la mayoría de sus posibilidades permanezcan en su casa, a que los colegios, universidades, empresas, entidades municipales y nacionales implementen medidas tecnológicas que permitan el normal desarrollo de sus actividades, como medida de prevención y mitigación.

Manifestamos nuestra profunda preocupación por los más de 3.7 millones de colombianos que no tienen acceso al agua potable, saneamiento básico, ni cuentan con una alimentación sana, lo que pone en riesgo aún más la salud de la población frente al COVID-19 y otras enfermedades en el país, por lo que esperamos se tomen las medidas adecuadas.

A largo plazo, esta debe ser una oportunidad para reflexionar como sociedad sobre las condiciones actuales de nuestro sistema de salud, el hacinamiento carcelario, la soberanía alimentaria, los hábitos de consumo y la protección el medio ambiente.