Intervención de María José Pizarro, Representante a la Cámara, en la instalación del Congreso 2021- 2022 en representación del Pacto Histórico.

Escuchamos a Iván Duque y millones pensamos que vive en un país que definitivamente no es Colombia. Se va justo cuando va a hablar la oposición. 

Entonces, hemos tomado la decisión de no hablarle a un presidente que delega sus orejas, sino de hablarle a Colombia. 

Estamos viviendo una de las épocas más dolorosas de nuestro país y de nuestra historia, ese es el legado del Gobierno de Iván Duque y por lo que será recordado: por dolor, por pobreza, por indiferencia, por mezquindad.

Nos dice que duplicó las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), pero esa primera línea de salud, a quienes se aplaudió con vehemencia en este Congreso de la República, sigue esperando que lleguen sus sueldos, siguen esperando trabajo y condiciones dignas, ellos que han sacrificado su vida por los colombianos y colombianas. Nos dice que se han aplicado 35 millones de dosis de vacunas, pero se requieren 90 millones para alcanzar la inmunidad, que solo va a llegar en dos años. 

Duque definitivamente no priorizó la vida sino los negocios. De los $31 billones emitidos por el Banco de la República, $17 billones fueron destinados a la banca, que generó $14 billones de utilidades. Nos habló del Programa de Apoyo al Empleo Formal (PAEF), la mayor parte de esos recursos fueron destinados a los grandes empresarios de este país; 1’400 mil pequeñas empresas no recibieron ninguna ayuda, y es precisamente esto lo que aumentó el desempleo de las mujeres y de la juventud en este país.

Nos habló de 14.6 millones de canastas familiares entregadas en un año y medio, esto se traduce en 811 mil canastas entregadas al mes, para 21 millones de personas que viven con hambre.

La matrícula cero se garantizó con recursos de las universidades públicas y de los entes territoriales, pero no fue un éxito ni una política de este Gobierno, es el reclamo del movimiento estudiantil de este país, es un triunfo de la juventud colombiana.

En política exterior, tristemente no estamos en los ojos del mundo por su magnífica gestión ni por su talante democratico. El mundo tiene la mirada puesta en colombia porque 84 jóvenes fueron asesinados, 82 mutlilados y 28 mujeres fueron abusadas sexualmente, la mayoría menores de edad, esto sucedió en un Gobierno que dice que no existirá la violencia sexual contra los menores. Estamos en la mirada del mundo porque no somos un país de libertades ni un país democrático.

Nos habla de las comunidades étnicas y del respeto hacia ellas, que han sido defensores de la naturaleza. Sin embargo, la guardia indigena, la guardia cimarrona y la guardia campesina han sido estigmatizadas y atacadas. Las comunidades viven en confinamientos y sus autoridades son asesinadas diariamente. El pueblo raizal en Providencia lleva 132 días viviendo en carpas, eso es una absoluta vergüenza, los territorios de las comunidades étnicas están siendo despojados y deforestados.

Entonces el mensaje definitivamente no es para un Gobierno cínico y mentiroso, el mensaje es para Colombia. Nosotros queremos invitarles desde el amor, el respeto, el reconocimiento y el compromiso, a todas y a todos, sin distinción alguna, a aquellos que votaron por el uribismo, a toda la sociedad colombiana, a una gran diálogo social sin precedentes en la historia de Colombia, que debe comenzar por la juventud más bella del continente latinoamericano, a quienes han señalado de terroristas ¡esto es una actitud de terroristas! 

Proponemos un nuevo pacto, fruto del gran diálogo social con todos los sectores sociales y económicos del país, con las mujeres de colombia que hoy hemos retrocedido más de 10 años en materia de derechos conquistados y vivimos en la absoluta precariedad; un pacto por el empleo y por las pensiones dignas; por el trabajo digno y con estabilidad para garantizar las pensiones de hoy y de mañana; un pacto por los Derechos Humanos, esos que el Gobierno desconoció al rechazar el informe de la CIDH. 

No nos olvidemos que el 20 de julio fue un día de protestas contra la tiranía española, y que la tiranía española intentó dividir; pero que esa gesta, nos dio la independencia y la libertad, Un grito de independencia que buscaba la igualdad entre los ciudadanos, basada en los derechos del hombre. 

A esos hombres y mujeres colombianas del hoy y del futuro les decimos: estamos con ustedes. Les invitamos a este pacto social. La nueva nación, la nación colombiana, la vamos a construir entre todas y todos en igualdad. 

Un grito de amor por Colombia