[et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»4.6.6″ _module_preset=»default»][et_pb_row _builder_version=»4.6.6″ _module_preset=»default»][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»4.6.6″ _module_preset=»default»][et_pb_text _builder_version=»4.6.6″ _module_preset=»default» hover_enabled=»0″ text_text_color=»#000000″ sticky_enabled=»0″]

En virtud de las recientes acusaciones donde mencionan una supuesta inhabilidad y donde cuestionan mi idoneidad profesional me permito informar:

Frente a las acusaciones y mentiras difundidas recientemente en un portal de “noticias” en donde pretenden convertir sus opiniones en verdades, mi historia, mi hoja de vida y mi experiencia son de público conocimiento, por lo que me permito aclarar que: NO existe inhabilidad alguna que me hubiera impedido aspirar al cargo que ostento hoy en día como Representante a la Cámara por Bogotá, derivada del numeral 3 del artículo 179 de la Constitución Política el cual señala que no podrán ser congresistas:

3. Quienes hayan intervenido en gestión de negocios ante entidades públicas, o en la celebración de contratos con ellas en interés propio, o en el de terceros, o hayan sido representantes legales de entidades que administren tributos o contribuciones parafiscales, dentro de los seis meses anteriores a la fecha de la elección.

Al respecto, el diccionario de la Real Academia Española define la palabra celebrar como “celebrar o firmar un contrato”. Por su parte, la Sección Quinta del Consejo de Estado ha señalado que para estudiar esta inhabilidad se debe tener en cuenta la fecha de celebración del contrato, al disponer que:

“Lo que constituye causal de inhabilidad es la intervención en la “celebración” del contrato y no su ejecución, que dicha causal se configura aunque el objeto contractual no se cumpla o ejecute y que su finalidad es evitar una confusión entre los intereses privados de quienes han intervenido en nombre propio o de terceros en la celebración de un contrato con la administración y el interés que compete al elegido de preservar los intereses públicos; igualmente, impedir que quien tiene acceso a los beneficios de la contratación estatal pueda utilizarlos rompiendo el equilibrio frente a quienes compiten por el acceso a los cargos públicos (Sentencia No. 23001-23-33-000-2015-00461-02 Consejero Ponente Carlos Enrique Moreno Rubio).”

En ese sentido, es claro tanto a nivel normativo como jurisprudencial que los actos posteriores a la celebración del contrato no configuran los presupuestos de inhabilidad establecidos en la citada norma constitucional, por lo que al momento de quedar electa no me encontraba incursa en ninguna causal de inhabilidad, dado que el último contrato celebrado con el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) lo suscribí el 25 de enero de 2017, es decir, trece meses antes de los comicios electorales de marzo de 2018. Durante mi vinculación al CNMH desde 07 de mayo de 2013 hasta el 30 de noviembre de 2017
suscribí 4 contratos de prestación de servicios:

[/et_pb_text][et_pb_image src=»http://mariajosepizarro.co/wp-content/uploads/2020/11/Captura.png» title_text=»Captura» align=»center» _builder_version=»4.6.6″ _module_preset=»default»][/et_pb_image][et_pb_text _builder_version=»4.6.6″ _module_preset=»default»]

Cabe resaltar que los honorarios mensuales NO contemplan el pago a prestaciones sociales (salud, pensión y ARL), ya que estos son responsabilidad del contratista. Sin embargo, se afirma erróneamente que recibí “multimillonarios contratos de prestación de servicios” y unas “altas dosis de mermelada”.

Además, recurren a deslegitimar el título de “Artes Plásticas y Diseño en Joyería Artística” obtenido en el exilio y a desconocer la experiencia relacionada de más de 10 años que me habilitó para ser contratista del CNMH, una experiencia que va desde lo vital a lo profesional. Les incomoda que una mujer con historia, sin las prebendas que suelen tener los poderosos en este país, ejerza la política; que una ciudadana de a pie asuma el reto de aportar a la pluralidad de voces que desde el Congreso cuestionan a quienes han gobernado solamente en favor de sus propios intereses.

En un país que busca salir de la guerra, en donde la oposición política ha sido perseguida, excluida, exiliada y asesinada, donde pensar diferente ha sido convertido en delito, defender la vida, la democracia, la Paz y los derechos de la gente ha tenido inmensos costos. Sabemos que nuestros debates en el Congreso, nuestra actividad política en calles y veredas junto a la gente, así como la idea de país que defendemos incomoda a los poderosos, por ello hemos sido objeto de interceptaciones ilegales, persecuciones y amenazas. Hoy, pretenden construir verdades a través de las denominadas “bodegas” y las fake news para deslegitimar la labor de ciudadanos que como yo, hemos trabajado por la memoria y la reconciliación de nuestro país, convencidos de que la voz de quienes han padecido los horrores de la guerra debe ser incluida en el relato histórico de nuestra nación.

La aspiración al Congreso, sin negar mi historia personal o familiar, se vio trazada por una visión de país que defiendo, por lo tanto, nuestro propósito ha sido y será siempre el trabajo por la ampliación de la democracia y la defensa de la Constitución, he y seguiré actuando con transparencia en el marco de la ley y el amor por la gente.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]