Bogotá, octubre 24 de 2018

María José Pizarro, representante a la Cámara y Co presidenta de la Comisión de Paz del Congreso anunció su voto positivo para declarar moción de censura al Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla y aseguró que el Ministro debe apartarse del cargo ya que estaría impedido para tramitar los asuntos económicos del Gobierno Duque, como el manejo de los bonos de deuda pública y la recaudación de impuestos. “Existen numerosas y serias evidencias sobre el proceder de Alberto Carrasquilla como Ministro de Hacienda del Gobierno de Álvaro Uribe, sus actividades, aunque pueden en determinado caso ser legales, dejan mucho que desear como alto funcionario del Estado que debe garantizar el buen uso y la eficiencia de los recursos públicos. Carrasquilla tiene pendiente demasiadas explicaciones y conflicto de intereses, debe renunciar”, aseguró Pizarro. De acuerdo con la congresista: “Es insostenible un Ministro de Hacienda como Carrasquilla cuyo modelo de negocio endeudó y quebró a 117 municipios pobres en el país para construir acueductos que en su mayoría no se hicieron o cuyas obras siguen inconclusas, sin contar que las deudas siguen pendientes y los onerosos intereses hoy día superan la deuda”. Pizarro dijo que sobre Carrasquilla pesan cuestionamientos éticos y políticos en el marco de un Gobierno que ha dicho que quiere derrotar la corrupción. “No hace falta sino revisar el debate de control político que realizó el Senador Jorge Robledo en septiembre, las columnas, entre otras, del periodista Daniel Coronel y notas de distintos medios de comunicación donde se da cuenta que, aunque los préstamos originales fueron por $440.000 millones, el impacto económico agregado en los 117 municipios sería de más $727.000 millones y sigue creciendo, ya que harían falta muchos más recursos para avanzar en las obras de infraestructura que no funcionaron para prestar el servicio de agua potable y alcantarillado”, afirmó Pizarro Finalmente, la congresista María José Pizarro dijo que: “El control político es nuestro derecho como oposición y el debate se hará muy seguramente apoyando la permanencia del Ministro. Vendrán quienes se alimentan del autoritarismo y el poder a esgrimir conceptos jurídicos y leguleyadas, pero realmente este episodio se cae de su propio peso: no puede ser que un Ministro de Hacienda use información privilegiada de su cargo para tramitar negocios personales, que el negocio resulte rentable para él y que los ciudadanos paguemos los platos rotos”.