¿Con el PND, vuelven los bonos Carrasquilla?

Bogotá, marzo 21 de 2019.- Existe un alto riesgo de revivir en el Plan Nacional de
Desarrollo 2018 – 2022 los “bonos de agua”, que se crearon en la pasada
administración del ministro Alberto Carrasquilla, pero ahora para financiar obras
públicas de soporte que requieren los proyectos de renovación urbana de los
municipios de categorías especial, 1 y 2, alertó hoy la Representante a la Cámara,
María José Pizarro.
Efectivamente el Artículo 156 del Proyecto de Ley del PND faculta a estos
municipios para utilizar parte de los impuestos prediales que el municipio recaudaría
a futuro, quizás por los siguientes 20 o 30 años, mediante la titularización de
derechos de crédito (títulos con garantía pública), “en una reedición de lo que fue y
ha sido la amarga experiencia para más de 100 municipios los Bonos de Agua, que
estructuró con sus socios de Konfigura, con sede en Panamá, el ahora nuevamente
Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla.
“El instrumento de financiación es parecido a los Bonos del Agua pero la estrategia
del equipo de Gobierno es la misma: dejar en manos de los agentes del mercado
de capitales la estructuración de la titularización, sin más límites que la voracidad
de su propio interés, como fue el caso de los “Bonos Carrasquilla”, que para la época
resultaron ser, de lejos, el producto financiero más caro del mercado y que hoy
todavía y por varios años más, tienen endeudados y sin acueductos a casi 100
municipios del país”, destacó María José Pizarro.
El ministro Carrasquilla y sus socios seguramente “quieren estructurar nuevamente
un jugoso negocio personal y empresarial enmascarado en presuntos proyectos
municipales de renovación urbana”, afirmó la Congresista.
Par neutralizar este peligro y velando por el interés general y la salvaguarda del
patrimonio de los ciudadanos, la Representante a la Cámara María José Pizarro
radicó una proposición que permite, en primer lugar, dejar abierta la utilización de
otros instrumentos de financiación de tales obras, como por ejemplo las “cargas
urbanísticas” generales y locales. Así mismo, que los mayores recaudos del
impuesto predial que generan los mismos proyectos de renovación urbana se
puedan utilizar para este propósito y sean solo los que se generen en cada proyecto
de renovación y no el que se genere en las “zonas de influencia” de los mismos,
como lo plantea el Proyecto de Ley
.
También, insiste la Representante Pizarro, resulta necesario dejar claro que los
patrimonios autónomos que se constituyan, una vez vendan los títulos en el
mercado financiero, queden obligados a transferir los recursos de la titularización a
la entidad territorial para su ejecución y no como lo propone el gobierno de que estas
fiducias sean las que puedan “ejecutar el proyecto de renovación urbana”.
Por último, la propuesta define que la tasa máxima de interés a pagar podrá ser la
de (Títulos de Deuda Pública Doméstica) TES + 2 puntos básicos y no UVR +11,
como el Dr. Carrasquilla y sus socios definieron para sus calamitosos Bonos de
Agua, puntualizó la Congresista.