Espero que mi padre se sienta orgulloso de mí

[vc_row bg_color=»»][vc_column][vc_column_text]En 1990, la vida de Carlos Pizarro Leongómez pasaba por un momento decisivo. Después de hacer las paces con el gobierno se lanzó a la alcaldía de Bogotá y después a la presidencia, aceptando las reglas de juego de la democracia. Irse por este camino significaba confiar en el Estado y dejar atrás su pasado en la guerrilla del M-19. Tan solo 41 días antes de que cumpliera 39 años, en plena campaña electoral, fue asesinado por un sicario dentro de un avión que se dirigía a Barranquilla.

Su hija, María José Pizarro, tiene hoy 39 años. Por el asesinato de su padre tuvo que cambiar de apellido por un tiempo, abandonar el país, buscar refugio en Europa, huir de amenazas y romper con muchos amigos y familiares. En 2010 regresó a Bogotá con sus dos hijas. Desde entonces se ha mantenido al margen de la política, trabajando por la memoria de su padre y recientemente por la historia del país como investigadora del Centro Nacional de Memoria Histórica.

Desde 2016, cuando el gobierno y las Farc firmaron el acuerdo de paz, María José Pizarro comenzó a sentir inquietud por la política electoral. La polarización del país y los esfuerzos que hizo su padre por alcanzar la paz y lo que él llamaba “un gran diálogo nacional” la fueron llevando poco a poco hacia el camino de la política. En 2017, con el Congreso como protagonista del saboteo a la implementación de la paz, Pizarro tomó la decisión: se lanzará a las elecciones de 2018.

Paradójicamente, María José toma esta decisión en un momento que coincide con la historia de su padre, quien a los 38 años entró en la política por una aspiración básica que ella comparte: construir paz en Colombia. Hablamos con María José  en un café del Parkway en Bogotá. “¿Me quito la chaqueta? Últimamente me dicen que me veo muy darks para estar en campaña”, preguntó sonriendo, antes de la entrevista. Pablo, el fotógrafo de ¡Pacifista! le respondió que como se sintiera más cómoda.

María José, después de tantos años, de todo lo que pasó, ¿por qué decide lanzarse a la Cámara de Representantes, a la política? Hace 15 años comencé a trabajar como activista de la memoria y creo que eso de alguna manera es hacer política, solo que no es política representativa o electoral pero es igual de importante. Es en estos espacios donde se trabaja con las comunidades, donde se construye memoria y donde se conoce el país. Sin embargo, lo que sucede con los acuerdos de paz en el congreso me hizo replantearme la idea de liderar con muchas personas la voz de una generación que quiere la paz y que lucharía por ella en esa instancia política. Sería irresponsable que nosotros, las vocees de esta generación, no planteemos ese camino. La reivindicación en la que estamos trabajando necesita leyes, voces en el Congreso, poder político. Si no nos planteamos este camino, seguirán los mismos de siempre.

 

 

fuente: http://pacifista.co/espero-que-mi-padre-se-sienta-orgulloso-de-mi-maria-jose-pizarro/[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]