¿Por qué si todo el mundo cuestiona el manejo a la protesta por parte del Gobierno, queremos hacer ver que está bien? La ONU, la OEA, el Congreso de EEUU y del Parlamento Alemán; la Comunidad Europea, Organizaciones internacionales y varios gobiernos, se expresan alertados, rechazan la represión policial e instan al gobierno de Iván Duque a dialogar ampliamente con los colombianos; sin embargo, el discurso interno justifica la represión violenta, omite los casos de violencia por parte de la fuerza pública y niega las víctimas de asesinatos perpetrados por la Policía y el Esmad, así como los desaparecidos en medio del Paro Nacional que ascienden a 548.

En Colombia estamos atravesando una profunda crisis, social, sanitaria y económica; llegamos al límite, y las manifestaciones son expresión de este descontento social acumulado. La realidad es que la inmensa mayoría se moviliza pacíficamente. 

Disiento de quienes afirman que son más importantes los vidrios que las personas, porque la vida está por encima de cualquier otra consideración; lo que no me impide rechazar los actos que conllevan a la destrucción.

Así que, luego de participar activamente de las marchas, establecer diálogo con jóvenes líderes de las movilizaciones en diferentes sectores y espacios, me atrevo a proponer los siguientes diez puntos en el marco del Paro Nacional:


1. Reforma a la Policía: actualmente están en curso cuatro proyectos de ley en el Congreso de la República que tiene este fin, y que hemos radicado con colegas de la bancada de oposición, todos están estancados y se hace necesario priorizarlos en la agenda legislativa. 

2. Garantías para la protesta social y respeto de los DDHH: Cese al fuego, la violencia y las detenciones arbitrarias, se debe garantizar el derecho a la protesta pacífica, el respeto por la vida y el cumplimiento de los tratados y convenios internacionales en materia de Derechos Humanos (DDHH). Así mismo, solicito la detención de civiles armados y cero tolerancia con los grupos armados ilegales. 

3. Desmilitarización de los territorios: La presencia militar en estos espacios está lejos de asegurar la vida y libertades de los ciudadanos y la paz, por el contrario recrudece los hechos de violencia y aumenta la tensión en las ciudades.

4. Diálogo directo y amplio con los jóvenes que están en las calles liderando las manifestaciones a nivel nacional: Las soluciones para la juventud movilizada son las exigencias para una vida digna, un futuro para ellos y ellas; las cuales pasan por educación, matrícula cero, empleo, salud, transporte de calidad, renta básica y políticas desde una perspectiva de género para jóvenes y madres. 

5. Corredores humanitarios: Que cese el terror mediático y se garanticen los corredores que ya han habilitado los manifestantes, para el abastecimiento de productos perecederos, insumos médicos, el desplazamiento de ambulancias y misiones médicas. Es una cuestión vital, de mínima humanidad, teniendo en cuenta el pico de la pandemia por la que atraviesa el país.

6. Garantizar el regreso a casa seguro:  Durante las movilizaciones se deben garantizar corredores humanitarios para que puedan regresar seguros y resguardarse quienes se ven atrapados en medio de las confrontaciones, entre ellos, misiones de DDHH, brigadas de salud y de atención médica a heridos durante las protestas.

7. Respeto a la actuación de las organizaciones nacionales e internacionales y defensores de DDHH y gestores de convivencia.

8. No más cortes de servicios públicos, incluido el internet, en las ciudades y los lugares de movilización. 

9. Misión de verificación internacional: Dada la grave situación de DDHH por la que atraviesa el país, es urgente que el Gobierno Nacional garantice todas las condiciones políticas, logísticas y de seguridad para que se pueda adelantar una misión de verificación internacional. 

10. Asambleas ciudadanas: Se deben propiciar espacios de diálogo y de debate barriales, locales y comunales, para darle rumbo a las movilizaciones y organizar las propuestas. 

María José Pizarro, Representante a la Cámara